Los beneficios emocionales del ejercicio

View in English

Perder peso y mejorar tu salud cardiovascular puede estar hasta arriba en tu lista de razones para ejercitarte, pero ¿sabías que estar físicamente activo también tiene grandes beneficios emocionales y mentales?

Ya sea si corres, haces yoga o levantas pesas, mover tu cuerpo de forma regular puede ayudarte a sentirte muy bien en más de una forma.

Algunos de los beneficios en tu salud emocional incluyen:
• Reducción de estrés y fatiga mental
• Menos ansiedad
• Más energía
• Mejor sueño
• Imagen positiva

Estrésate menos, relájate más

Investigaciones sobre la ansiedad y la depresión muestran que el ejercicio te ayuda a relajarte, aumenta tu confianza y mejora tu humor, además de los beneficios físicos que se obtienen de un estilo de vida activo. El ejercicio hace que sientas menos tensión, pues reduce los niveles de las hormonas generadoras de estrés en el cuerpo, incluyendo el cortisol y la adrenalina.

Dibuja una sonrisa en tu cara

Sudar al correr o quemar calorías con la Zumba también te ayuda a sonreír. El ejercicio estimula la producción de endorfinas, también conocidas como los químicos de la felicidad. Las endorfinas son neurotransmisores en el cerebro que inducen los sentimientos de euforia y actúan como medicinas naturales en el cuerpo.

El agregar ejercicio a tu rutina diaria ayudará a que te sientas orgulloso y con el tiempo reconstruirá tu autoestima. Perder esos kilos extra y ver la nueva fuerza y resistencia de tu cuerpo generarán una actitud positiva de “yo puedo” para enfrentar todas las áreas de tu vida con optimismo.

¡Muévete hoy!

Hacer ejercicio debe ser divertido ¡y tiene que ser personalizado según quién eres! Toma una clase de kickboxing con tus amigas; haz una caminata en una pista cercana con tu pareja; nada unas cuantas vueltas en la alberca con tus hijos. Elige algo que haga que tu corazón lata y que disfrutes hacer para que sea más fácil ser constante.

La American Heart Association recomienda que los adultos hagan por lo menos 150 minutos de ejercicio moderado a la semana o 75 minutos de ejercicio vigoroso (o una combinación de actividad moderada y vigorosa). Los niños mayores a 2 años deben participar en actividades físicas moderadas-intensas por lo menos 60 minutos al día; éstas deben ser divertidas y adecuadas a la edad para que se mantengan saludables y comprometidos.

X

Information Request

You are a few seconds away from access to a lot of great EmPOWERED To Serve resources. Please provide your info below.

X

Information Request

You are a few seconds away from access to a lot of great EmPOWERED To Serve resources. Please provide your info below.