Conoce los factores de riesgo de las Enfermedades Cardiacas y Apoplejías

View in English

El Corazón. Es el centro de nuestro cuerpo, el latido de nuestra vida, la fuente de nuestro amor y está en riesgo. La enfermedad cardiaca es la causa número 1 de muerte de los estadounidenses, y son los hispanos quienes tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y apoplejías debido a factores de riesgo como alta presión sanguínea, diabetes y obesidad.

El conocer los riesgos y entender las señales de advertencia de las enfermedades cardiacas y apoplejías puede ayudar a tu corazón a estar fuerte y saludable. Si haces cambios simples en tu estilo de vida puedes reducir los riesgos y las posibilidades de tener una enfermedad de este tipo.

Señales de advertencia

Alta presión sanguínea
Alta presión sanguínea (también conocida como hipertensión) es común entre los hispanos y es un riesgo mayor para enfermedades cardiacas y apoplejías; cuando tu presión sanguínea está más alta de lo normal, el riesgo de tener un derrame cerebral aumenta drásticamente. La presión sanguínea es conocida como el “asesino silencioso” porque casi no causa síntomas. Mantente al tanto conociendo tus niveles y hablando de ellos con tu doctor.

Obesidad
El tener peso extra significa más trabajo para tu corazón. Alrededor del 75% de los hombres mexicanos-estadounidenses y del 72% de las mujeres mayores a 20 años sufren de sobrepeso u obesidad.

Historial familiar
Tanto las enfermedades del corazón como las apoplejías son hereditarias. Si tienes historial de alguna de estas en tu familia, corres mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Diabetes
La diabetes es muy común entre los hispanos; un estimado de 30% tiene diabetes y la mitad no lo sabe. Si no se trata puede causar enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud serios.

Prevención

Revisa tu presión sanguínea de manera regular y conoce tus niveles. Cuando sepas qué es lo normal para tu cuerpo podrás detectar algún problema antes de que éste se vuelva serio. Habla sobre los planes de tratamiento con tu doctor y dale seguimiento a tu progreso. Una presión ideal es 120/80.

Mantén un peso saludable. Cuando tu cuerpo trabaja más duro con cada paso, tu corazón trabaja más fuerte con cada latido. El hacer pequeños cambios en tu dieta y ejercicio para mantener un peso saludable va a ayudar a aliviar tu presión y te hará verte y sentirte bien.

Come una dieta saludable. La comida es el combustible de tu corazón. Tu cuerpo necesita alimentos nutritivos con variedad de frutas, verduras y cereales integrales, así como sales y azúcares en cantidades limitadas. Involucra a toda tu familia para planear y comer una dieta saludable.

¡Mantén sano tu corazón!

Controla el Estrés de Manera Saludable

View in English

Cuando suena el teléfono, la casa es un desastre y todos en la familia necesitan algo de inmediato, puede parecer imposible desacelerarse. El estrés es parte normal de la vida y todos lo experimentan; sin embargo, éste no tiene que ser negativo. No nada más te acoples al estrés — ¡Aprende a aceptarlo!

Aprende a desestresarte

El estrés puede crear una reacción de eventos en cadena; puede bajar tu sistema inmune, induce a tener malos hábitos alimenticios y a ganar peso, aumenta el ritmo cardiaco, incrementa la presión sanguínea y daña las paredes arteriales. Con estos tips puedes luchar contra el estrés de una manera saludable:

Habla con tu familia y amigos.
Tu familia y amigos están para apoyarte; cuéntales sobre tu vida, tus metas y tus sentimientos tanto para desestresarte como agregarle un poco de amor a tu vida.

Ejercítate diariamente.
La actividad física es una excelente manera de liberar la tensión física y mental. Cuando sales a caminar o te comprometes con otro ejercicio vigoroso fortaleces los músculos, te desestresas y ¡te diviertes!

Ríete.
La risa es una de las mejores formas de mejorar tu humor y cambiar tu actitud. Si algo es gracioso, ¡ríete! Ríete fuerte y seguido.

Disminuye la velocidad.
Tómatelo con calma y date un momento para ti mismo. Respira hondo y exhala lento. El repetir esto varias veces te ayuda a desestresarte.

Utiliza reflexiones positivas.
Tus palabras tienen poder. Es importante que te digas a ti mismo que puedes y que conseguirás todo lo que te propones.

Cómo te puede motivar el estrés

El estrés puede ser una gran motivación en tu vida. Cuando estás estresado tienes el poder de mejorar tu situación. Dale la vuelta al estrés de las siguientes maneras:

  • Organizándote. Agrégale algo de organización a tu vida con listas de tareas actualizadas en las cuales eliminas lo que vas haciendo. Cuando te enfocas en una tarea a la vez, mantienes tu estrés bajo control.
  • Dejando los malos hábitos. Cuando sabes qué te causa estrés, sabes qué es lo que necesitas cambiar. El alto consumo de cafeína, alcohol o cigarro puede aumentar tus niveles de estrés. Ahora es el momento perfecto para limitar la cafeína y el alcohol que ingieres, así como para dejar de fumar.
  • Dando de regreso. El voluntarizarse es una forma fácil de ayudar a los demás y al mismo tiempo sentirse bien con uno mismo. Prepara la cena para un amigo que pasa por momentos difíciles, dona comida saludable a algún banco de comida local o ayuda a limpiar un parque comunitario.

Tómate unos minutos para crear tu propio Plan de acción para reducir el estrés y encuentra más información sobre el estrés y tu salud en heart.org.

Maneras fáciles para medir las métricas de la salud

View in English

Incluso si te sientes saludable, es importante mantener registros de tus números para saber si estás en riesgo de padecer condiciones de salud crónicas, especialmente si tu familia tiene historial de enfermedades cardiacas o apoplejías. Las herramientas y calculadores en línea son una excelente opción para ayudarte a medir tu salud. Empieza hoy a conocer los números de tu cuerpo y obtén así un panorama de cómo te encuentras.

Porcentaje de grasa corporal

Un alto porcentaje de grasa corporal en hombres y mujeres puede indicar obesidad y riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, ciertos canceres y apnea del sueño. Un porcentaje arriba de 30 en mujeres y de 20 en hombres es considerado alto y aumenta los riesgos mencionados.

Calculadora de Índice de grasa corporal

Índice de masa corporal (IMC)

El IMC se utiliza para indicar los rangos de peso (por debajo del peso, peso normal, sobrepeso y obesidad) en adultos y niños, utilizando la proporción de peso y altura. Un IMC alto puede indicar riesgo de prediabetes, ataques al corazón y apoplejías.

Las pruebas de Composición Corporal

Circunferencia de la cintura

Una circunferencia de cintura grande en hombres y mujeres puede indicar alto riesgo de diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Esta medida se toma justo arriba del ombligo tanto en hombres como en mujeres. Si tu IMC es igual o mayor a 25 kg/m2, la circunferencia de tu cintura debe ser menor a 40 pulgadas si eres hombre, y menor a 35 si eres mujer.

NIH

Presión sanguínea

Entender el significado detrás de los números de la presión sanguínea no es tan difícil cuando sabes qué buscas. Las lecturas de la presión sanguínea son 2 números combinados en una relación de presión sistólica (la presión de las arterias cuando late el corazón) y diastólica (la presión de las arterias cuando el corazón está relajado entre los latidos y se está cargando de sangre). Después de utilizar un monitor automático de presión sanguínea o de obtener los resultados del doctor, compara tus números para descubrir si tu presión sanguínea está en un rango saludable; si no, habla con tu proveedor de servicios médicos para ver opciones de tratamiento.

Comprender lecturas de presión arterial

Colesterol

Tener niveles sanos de colesterol es importante para un corazón y cerebro saludables. Para medir tus niveles debes hacerte una prueba de sangre para determinar tu colesterol total, tu LDL (colesterol malo), tu HDL (colesterol bueno) y tu nivel de triglicéridos. El nivel de LDL para hombres y mujeres mayores de 20 años es 115 mg/dL. Para el HDL es recomendable tener un número alto; el óptimo es arriba de 60 mg/dL.

Lo que sus niveles de colesterol promedio

La mejor manera de minimizar el riesgo y mantenerte saludable es llevar una dieta sana, ejercitarse de manera regular y monitorear tus números con atención. Visita heart.org , donde encontraras más tips y herramientas para mejorar tu salud.
heart.org

¿Puedes identificar un ataque al corazón?

View in English

¿Es un ataque al corazón o nada más acidez?, ¿el dolor de tu brazo es por haber cargado algo pesado o debido a razones más serias?, ¿sabrías reconocer si estás teniendo un ataque cardiaco? Desafortunadamente, muchas personas desconocen los síntomas de un ataque al corazón, los cuales pueden ser diferentes para hombres y para mujeres.

La mayoría de los ataques cardiacos comienzan con síntomas ligeros que van aumentando, aunque algunos son fuertes desde el principio. Aprende a reconocer qué le pasa a tu cuerpo cuando tienes un ataque, ya que podría salvar tu vida o la de alguien que amas.

Dolor en el pecho
La mayoría de los ataques al corazón comienzan con dolor o malestar en el pecho que dura unos minutos, desaparece y vuelve. Puedes sentir presión, dolor o hinchazón.

Dolor o malestar en otras áreas del cuerpo
Te puede molestar la mandíbula, espalda, cuello, estómago, o uno o ambos brazos.

Dificultad para respirar
Sientes que te falta oxígeno. Puede ocurrir con o sin dolor en el pecho.

Otros síntomas
Nausea, vómito, mareo, desmayo o sudor frío

Las mujeres tienen que estar al pendiente específicamente de síntomas como nausea, vómito, dolor de mandibula y dolor de espalda, ya que estos síntomas ocurren de manera más frecuente en mujeres que en hombres; los síntomas más comunes en mujeres son dificultad para respirar y dolor en el pecho.

Si experimentas alguno de estos signos no esperes más de cinco minutos para pedir ayuda. Llama al 9-1-1 y ve a un hospital de inmediato.

Cuida tu corazón y asegúrate de conocer qué hospitales en tu área ofrecen servicios de cuidado cardiaco las 24 horas. En heart.org encontrarás más información sobre los signos de ataques cardiacos y recursos para tener un corazón saludable.

Aprende Cómo Reconocer y Tratar la Diabetes

View in English

La diabetes es una condición seria que puede lastimar tu corazón y tu salud en general. Los hispanos sufren de diabetes de manera desproporcionada; se estima que un 30% sufre de esta enfermedad, y lo que es especialmente alarmante es que ¡la mitad de dichos hispanos afectados no sabe que lo está! Pero hay buenas noticias: la diabetes se puede evitar y puede ser tratada con una dieta balanceada y con ejercicio diario. También se puede tratar con medicamentos.

¿Qué es el azúcar en la sangre?
Cuando comes, tu sistema digestivo divide la comida en grasas, proteínas y azúcares. Estos azúcares, conocidos como glucosa, son la fuente de energía que permite que las células del cuerpo funcionen; es por esto que después de comer y merendar, el nivel de azúcar aumenta, lo que causa un incremento de energía.

Tus niveles de azúcar cambian constantemente a lo largo del día, pero el número al que la gente con diabetes y los doctores ponen más atención es al del nivel de glucosa en la sangre en ayunas. Este es el nivel de azúcar horas después de haber ingerido el último alimento o snack.

La lectura más exacta del nivel de glucosa en la sangre en ayunas es aquélla que se mide antes del desayuno. EL nivel de glucosa en la sangre en ayunas debe ser de entre 70 y 100 mg/dL para una persona sin diabetes. Si tu nivel es igual o mayor a 126 mg/dL, eres considerado diabético.

¿Qué es la insulina?
La insulina es una hormona producida en el páncreas que permite que las células absorban todo el azúcar que fluye en la corriente sanguínea. Sin insulina, el azúcar sólo se queda en tu sangre mientras que tus células y órganos vitales dejan de funcionar. Por esto tener una cantidad adecuada de insulina es tan importante para nuestra salud.

Tipo 1 o Tipo 2: ¿Cuál es la diferencia?
La diabetes tipo 1 ocurre cuando el cuerpo no puede producir insulina. Si tú la tienes, necesitarás terapia de insulina en forma de pastillas, inyecciones o una combinación de éstas. Los científicos generalmente creen que la diabetes tipo 1 es genética, así que incluso si eres sano y te ejercitas, podrías tener síntomas sin ninguna advertencia. La diabetes tipo 1 puede surgir a cualquier edad, aunque es típicamente diagnosticada en niños y adolecentes.

La diabetes tipo 2 es la forma más común de la enfermedad. El incremento de la tasa de diagnóstico tanto en niños como en adultos se puede atribuir a dietas poco saludables y a la falta de ejercicio. En este caso, tu cuerpo empieza lentamente a resistirse a la insulina que tu páncreas produce. A pesar de que tenemos poco o ningún control para prevenir la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 es fácil de evitar.

Prevención y tratamiento de diabetes
Hacer actividad física de manera regular, comer sano y mantener un peso saludable puede manejar y prevenir la diabetes. Muchos pacientes con diabetes tipo 2 pueden evitar el tratamiento de insulina al regular la cantidad de azúcar agregada que consumen y al evitar el exceso de peso. Habla con tu doctor para entender completamente cómo evitar la diabetes.

La diabetes y la salud cardiaca
La diabetes es un factor de riesgo serio para enfermedades cardiacas y apoplejías. Es tan riesgoso como fumar, tener colesterol alto, obesidad y alta presión sanguínea.

Si no se controla, tener alto azúcar en la sangre puede eventualmente dañar tus ojos, riñones y corazón. Si no tienes diabetes, pero tu glucosa en la sangre en ayunas está peligrosamente cerca del número máximo, tienes posibilidad de morir por un ataque cardiaco. Recuerda: cualquier cosa que hagas para ayudar a prevenir la diabetes también es bueno para tu corazón.

Síntomas y factores de riesgo
Por ser latino tienes mayor riesgo de sufrir diabetes que el que tienen otros grupos. Si crees que puedes estar en riesgo o notas alguno de estos síntomas, agenda una cita con el doctor de inmediato:

Incremento de sed
Aumento de apetito
Fatiga
Orina más frecuente
Pérdida de peso inusual
Visión borrosa
Llagas que no se curan

Visita heart.org para aprender más sobre la diabetes y sobre cómo reconocer los signos de alerta.

¿Estás durmiendo lo suficiente?

View in English

Pasamos casi un tercio de nuestra vida durmiendo, pero ¿qué tanto sabemos realmente sobre el sueño? La mayoría de los adultos necesita entre 6 y 8 horas de sueño diarias. Los jóvenes generalmente requieren más horas y los adultos mayores tienden a necesitar menos. Una cosa es segura: tu cuerpo y tu mente necesitan dormir, y si no duermes lo suficiente, podrías poner en riesgo tu salud.

Duerme más, gana más
Dormir lo suficiente ayuda a que tu corazón se mantenga saludable. La privación del sueño puede dañar el sistema cardiovascular, el endócrino, el inmune y el nervioso. Lo anterior puede causar un incremento de presión sanguínea, latidos de corazón irregulares e inflamación de las arterias. Éstos son factores de riesgo que eventualmente pueden provocar enfermedades coronarias.

Ejercitarse ayuda a dormir
Muchas personas se quejan de que el estrés y la ansiedad nos mantienen despiertos de noche, pero hacer ejercicio de manera regular relaja tu cuerpo, contribuye a tener un sueño reparador y ayuda a manejar el estrés y la ansiedad.

Alcohol y cafeína
Aunque beber alcohol puede reducir el tiempo que te toma quedarte dormido, hay estudios que muestran que demasiado alcohol puede afectar la calidad de tu sueño. La cafeína es un estimulante que puede lograr que no te duermas a una hora razonable, pero trata de evitarla antes de la hora de dormir.

Visita heart.org para obtener mayor información.

Fumar cigarros: el riesgo no lo vale

View in English

Fumar es el factor de riesgo de muerte prematura que más se puede prevenir en Estados Unidos. Si estás tratando de dejar de fumar o de enseñarle buenos hábitos a los niños de tu familia, te ofrecemos algunos hechos que vale la pena compartir.

El fumar aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas.
Aunque la mayoría de las personas saben la conexión que existe entre el fumar y las enfermedades pulmonares, mucha gente subestima el daño que el cigarro causa al cuerpo, especialmente al corazón y al sistema cardiovascular; de hecho, el número de fumadores que muere por enfermedades cardiacas o apoplejías es mayor al de aquéllos que mueren por cáncer pulmonar.

El fumar aumenta significativamente el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas coronarias. El monóxido de carbono que inhalas busca su camino hacia la corriente sanguínea y se come el recubrimiento de tus arterias; por lo tanto, es más fácil que el colesterol, las grasas y el sarro se peguen a las paredes arteriales y se acumulen lentamente. Con el tiempo, toda esta acumulación de colesterol y grasas puede obstruir las arterias y evitar que el oxígeno llegue al corazón o al cerebro.

La nicotina es un estimulante que causa que la frecuencia cardiaca se incremente. Además, fumar aumenta la presión sanguínea, lo que significa que tu corazón tiene que trabajar más para bombear sangre.

Humo pasivo
Los fumadores aman a sus amigos y familiares, y aunque no quisieran causarle daño a sus seres queridos, el humo pasivo puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas en un 30 por ciento. Los niños que inhalan humo están propensos a sufrir asma y otros problemas respiratorios.

Los niños aprenden tus comportamientos y hábitos.
Es probable que los niños que crecen viendo a sus padres fumar lo acepten como un hecho normal y empiecen a hacerlo. Es difícil romper con los hábitos, así que en vez de enseñarle a tus hijos hábitos poco saludables como fumar, muéstrales hábitos saludables que quieres que sigan.

Más vale tarde que nunca
Nunca es demasiado tarde para los cambios positivos. Tu cuerpo tiene una capacidad de sanación increíble. Tu salud va a mejorar tan pronto dejes de fumar y, con un compromiso serio, puedes sumar años (¡saludables!) a tu vida. No lo olvides: el volver a una vida saludable es bueno para todos los que te rodean.

Visita heart.org para obtener más información relacionada con fumar y para conocer tips que te ayudarán a dejar el hábito.

No pospongas tu visita al médico

View in English

Si la última vez que viste a un doctor fue hace más de un año, probablemente debes agendar una cita tan pronto como termines de leer este artículo. Sin importar qué edad tengas, el obtener cuidado regular por parte de un profesional de la salud es importante y podría salvar tu vida.

Medicina preventiva
Hay estudios que muestran que los hispanos generalmente esperan hasta estar enfermos o sufrir síntomas para visitar al doctor. Evitar un problema siempre es mejor que tratarlo.

No des por hecho tu salud. Aunque te sientas bien, comas de manera adecuada y te ejercites regularmente, solamente algunos exámenes pueden determinar si tu colesterol y presión sanguínea están bajo control.

Cada estado tiene una red de centros de salud que ofrecen cuidados preventivos y primarios incluso si no cuentas con un seguro. Haz clic aquí para encontrar un centro de salud en tu estado.

La salud individual es un asunto familiar
Como hispanos, toda nuestra vida gira alrededor de la familia, así que si te sientes más cómodo llevando a alguien de tu familia contigo al doctor, ¡hazlo!; esa persona también puede hacer preguntas y ayudarte a recordar lo que dice el doctor. Y si estás tratando de que alguien más de tu familia vea un medico, ¡voluntarízate para ir de acompañante!

Prepárate para tu visita
Los doctores están ocupados y la mayoría de ellos tienen muchos pacientes. Eso significa que tal vez únicamente tengas pocos minutos de atención. Para sacarle el máximo provecho a tu visita, ve preparado con preguntas que quieres hacer, haz una lista de tus síntomas, lleva tus medicinas y conoce tu historial familiar. Tu doctor debe saber si tienes parientes que son diabéticos o han sufrido enfermedades cardiacas.

¡La salud es preciosa! Deja que un doctor te ayude a cuidarla.

Grasas buenas contra grasas malas: ¿cuál es la diferencia?

View in English

Lo bueno, lo graso y lo feo.
Lo creas o no, la grasa es un nutriente. Nuestros cuerpos la necesitan para almacenar energía y desempeñar ciertas funciones, pero hay diferentes tipos de grasa. Algunas son saludables y algunas pueden ser peligrosas si las comemos en exceso.

La diferencia principal entre una grasa saludable y una no saludable es la manera en la que afecta tus niveles de colesterol tanto “buenos” como “malos.”

Grasa saturada
La grasa saturada no es saludable debido a que consumir grandes cantidades de ésta incrementa tus niveles de colesterol “malo” conforme pasa el tiempo. El colesterol malo se pega a las arterias y aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón o una apoplejía. Generalmente puedes saber si una grasa es alta en grasa saturada si es sólida a temperatura ambiente.

Por ejemplo, la mantequilla tiene mucha grasa saturada. Otro ejemplo de grasa saturada son las carnes; la parte grasosa de un filete puede saber rica, pero no es buena para ti. Haz clic aquí para conocer una lista de otras comidas comunes altas en grasa saturada.

Grasa transgénica
Algunos expertos consideran que la grasa transgénica es la peor debido a que no únicamente aumenta el nivel de colesterol malo, ¡sino que también baja el colesterol bueno! Esta grasa se encuentra generalmente en aceites vegetales parcialmente hidrogenados que utilizan muchos fabricantes de comida y restaurantes para freír alimentos. El aceite vegetal hidrogenado también se utiliza para producir margarina y como grasa en muchos productos horneados.

Grasa monoinsaturada
Seguramente a estas alturas quieres escuchar algo que no deberías evitar. Las grasas monoinsaturadas ayudan a bajar los niveles de colesterol malo. Los aguacates, las nueces y las aceitunas tienen alto contenido de grasa monoinsaturada. Nada más recuerda disfrutarlos con moderación.

Grasa poliinsaturada
Es el tipo de grasa más saludable y ayuda a proteger contra enfermedades cardiacas y apoplejías. El Omega-3 es el ejemplo principal de una grasa poliinsaturada. Este tipo de grasas se encuentra en algunos de tus pescados y mariscos favoritos y puede ayudar a mejorar el desarrollo cerebral y la memoria.

¿Qué puedes hacer para comer de forma más saludable?
El comprar, comer y cocinar de manera consiente es la mejor forma de asegurarte de que tu cuerpo consiga la mejor nutrición. Haz que sea un hábito revisar las etiquetas de los alimentos y que no te dé miedo hacerle preguntas al panadero o a tu mesero.

Visita heart.org para obtener mayor información sobre las grasas.

Google Hangout con Eva Gómez y Dr. Jorge Cheirif

View in English

Google Hangout el 19 de febrero a las 1:00-2:00 CST

Google Hangout con Eva Gómez (una enfermera y sobreviviente de cirugía del corazón), Dr. Jorge Cheirif (cardiólogo) y Estudiabetes.org el 19 de febrero a las 1:00-2:00 CST.

Haz tus preguntas sobre la diabetes y la salud cardiovascular en Twitter con #mejorarmisalud. El video chat será en español.